Refrescarse en verano es una auténtica necesidad. Las altas temperaturas tienen una repercusión muy negativa no sólo en nuestra salud sino también en nuestro bienestar y además, el calor extremo puede alterar nuestro estado de ánimo y provocar situaciones a las que nuestro organismo no está acostumbrado.

Uno de los principales trucos para refrescarse en verano es, sin duda, estar bien hidratado. Habitualmente señalamos que la cifra recomendada para beber es de dos litros de agua diarios, pero en verano esta cifra puede incrementarse fácilmente. Las altas temperaturas hacen que eliminemos líquidos por medio del sudor, por lo que hay que compensar la pérdida bebiendo más agua u otro tipo de bebidas saludables. En todo caso hay que pensar cómo refrescarse en esta época del año tan calurosa.

Alimentos frescos: cocinar poco o nada

Otra manera de refrescarse en verano es cambiar la dieta y optar por alimentos fríos o frescos, preferiblemente verduras, frutas y hortalizas. El verano es la mejor época para disfrutar del mítico gazpacho, de las ensaladas, así como de otras sopas frías que nos alimentan sanamente y nos ayudan a que el organismo esté bien hidratado para aguantar las jornadas de calor extremo.

Consumo responsable del agua 

De todas maneras, a la hora de refrescarse en verano hay que tener en cuenta remedios que no supongan una amenaza contra el medio ambiente. El agua es un bien escaso, y conviene no derrochar agua bajo ningún concepto. El consumo por persona y hogar en España se sitúa un poco por encima de los 100 litros diarios, por lo que aunque haga calor no deberíamos superar esa cifra diaria de media, pensando en el bien del planeta y de las próximas generaciones.

Refrescar el hogar

Aunque parezca mentira, cuando pensamos en como refrescar una casa, deberíamos tener en cuenta la iluminación. Y es que la luz de casa además de consumir electricidad, genera calor. Por tanto, en verano deberíamos reducir la factura eléctrica por esta vía. Además, durante el verano hay más horas de luz que nunca, por lo que realmente la luz eléctrica es menos necesaria. Además, podemos usar toldos y cerrar las cortinas y las persianas para evitar que la luz y el calor entren en el hogar.

Salir de casa para estar más fresco

El verano es la mejor época para estar fuera de casa. Las altas temperaturas ciertamente no invitan a quedarse encerrado en el hogar. Además en esta estación del año hay muchas ofertas de ocio, y siempre apetece irse a lugares en los que las temperaturas son más agradables, paseos por la montaña, refrescarse en playa, piscinas o ríos, parques acuáticos o también puede ser una buena opción ir al cine, donde además de disfrutar de una buena película no se suele pasar calor.

Clínica Dental Dr. Reato

Comentario Entrada ES 2
Valoración
no rates
0
¿Articulo interesante?
Dar su opinion
¿Articulo interesante?
Su nombre y apellidos *
Dirección e-mail *
Título *
Opinión *