A pesar del tecnicismo, el término oclusión dental está cada vez más en la cabeza de muchos pacientes tras una simple visita al dentista. En las consultas se diagnostican problemas relacionados con una mala mordida, tales como desviaciones de la línea media, diastemas, apiñamiento, mordida cruzada y dientes ausentes.

La oclusión dental no es ni más ni menos que el contacto que se establece entre los dientes superiores e inferiores al cerrar la boca. Pueden encontrarse perfectamente alineados o presentar alteraciones a distintos niveles.

 

 

 

 

Nuevos estudios confirman una relación entre alteraciones en la oclusión dental y el control de la postura. Los investigadores han aportado datos concluyentes de que con la corrección de diferentes maloclusiones, llevando la posición mandibular a un punto neutro, se mejora el control postural tanto en equilibrio estático como en dinámico. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puede tener explicación neurofisiológica: existe una influencia entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular, y entre los músculos masticatorios y cervicales.

Esta influencia explicaría que las maloclusiones dentales perjudiquen el control de la postura. Pero hasta ahora las investigaciones no habían conseguido ser concluyentes.

 

Clínica Dental Dr. Reato

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentario Entrada ES 2
Valoración
no rates
0
¿Articulo interesante?
Dar su opinion
¿Articulo interesante?
Su nombre y apellidos *
Dirección e-mail *
Título *
Opinión *