Sí, es algo que ocurre todo el tiempo. Aunque suene raro, las caries pueden contagiarse al probar la comida del bebé o al recibir un beso apasionado, entre otras cosas. 

Tal vez recuerdes la advertencia que los adultos solían decirte cada vez que comías un caramelo o golosina: “si comes tantos dulces, te van a salir caries”, y es totalmente cierto ya que los carbohidratos (azúcares y los almidones) aumentan el riesgo de que se formen caries dentales. Ahora,  descubrimientos recientes han demostrado que las caries pueden contagiarse como un resfriado o cualquier otra enfermedad provocada por un virus o una bacteria.

La caries dental es, básicamente, un agujero u orificio que se forma en el diente y que muchas veces no se detecta hasta que es muy grande, ya que en general no provoca dolor hasta que llega a las terminaciones nerviosas en el interior de los dientes. Se producen porque en la boca hay bacterias que convierten todos los alimentos en ácidos. Esas bacterias, el ácido, los residuos de la comida y la saliva se combinan en la boca para formar una sustancia pegajosa llamada placa, que se adhiere a los dientes y que si no se elimina permite que los ácidos ataquen y rompan el esmalte de los dientes (que es la parte superficial).

 

la-caries-se-contagia-3

 

No sólo se pueden contagiar por un beso apasionado, a través de los cuales el contagio puede producirse entre los adultos, sino también el simple hecho de que la mamá (o la persona a cargo) pruebe la comida del niño para corroborar que no esté demasiado caliente, o que la mama limpie el chupete del bebe con su saliva… Los niños son más vulnerables al contagio.

El doctor Reato precisa a su vez que el principal microbio que causa la caries es el ‘streptococcus mutans’. “Cada persona tiene su propia flora bacteriana tanto en boca como en otras partes del organismo, y al mismo tiempo cada persona tiene sus propios mecanismos de defensa e inmunidad, por lo que habrá personas más sensibles a esta bacteria.

 

la-caries-se-contagia-2

 

Lo bueno de esto es que, en uno u otro caso, siempre hay cosas que puedes hacer para prevenir el contagio y la formación de caries. Algunas de ellas son:

  • Cepíllate los dientes utilizando pasta que contenga flúor, como mínimo dos veces al día (la hora de acostarse es un momento importante para cepillarse los dientes).
  • Cepíllate los dientes de arriba hacia abajo y describiendo movimientos circulares, cubriendo todas las superficies.
  • No te olvides cepillar también las encías con suavidad, para mantenerlas sanas.
  • Utiliza hilo o seda dental al menos una vez al día, para eliminar la placa y la comida que queda atrapada entre los dientes.
  • Limita el consumo de dulces y de bebidas azucaradas.
  • Visita al dentista con regularidad (al menos una vez por año, aunque él o ella te indicarán si es necesario que lo hagas más seguido).

Si tienes en cuenta estas medidas y las practicas a diario, no sólo te ayudarán a prevenir la aparición de caries sino también la pérdida de dientes, el dolor en las encías y otros problemas en tu boca o en tus dientes en el  futuro. Además, te permitirán mantener un aliento agradable y una bonita sonrisa.

 

 

Comentario Entrada ES 2
Valoración
no rates
0
¿Articulo interesante?
Dar su opinion
¿Articulo interesante?
Su nombre y apellidos *
Dirección e-mail *
Título *
Opinión *