Hay muchos factores que contribuyen a aumentar nuestra edad cronológica en el rostro, y la mayoría son bien conocidos. Pero hay uno de los factores que no es tan evidente para la población general: la salud dental.

Un rostro simétrico con una piel de aspecto saludable necesita una estructura ósea subyacente intacta. Esto se demuestra en adultos jóvenes que poseen una estructura ósea en buenas condiciones.
Lo mismo se observa en personas de edad media o mayores que, con buenas estructuras óseas, han sido capaces de mantener su estructura facial.Podría ser llamado envejecimiento agraciado, pero no es un fenómeno accidental o debido a la suerte. Está directamente relacionado con el estado de su salud oral y dental. Un individuo de 65 años de edad que ha sido capaz de mantener todos sus dientes se ve mucho más joven que un individuo de su misma edad que ha perdido los dientes y usa dentadura postiza.
Los cambios faciales que ocurren naturalmente en relación con el proceso de envejecimiento pueden ser acelerados por la pérdida de los dientes y la pérdida ósea facial resultante.

 

Arrugas alrededor de la boca
Una disminución en la altura facial con una dimensión vertical colapsada (distancia entre la punta de la nariz y la barbilla) provoca varios cambios faciales. El cambio inmediato y lo más destacado, es la creación de las arrugas alrededor de la boca.

Adelgazamiento de labios

De igual importancia es el adelgazamiento de los labios, los cuales pierden su plenitud. Este adelgazamiento de los labios, la pérdida de hueso subyacente y la pérdida de tonicidad de los músculos implicados en la expresión facial es más pronunciada en las mujeres.

Este colapso del labio superior, debido a la pérdida de hueso subyacente y a la pérdida de volumen, hará que la nariz parezca más grande.
A pesar de que el tono muscular facial disminuye a medida que envejecemos, este proceso se acelera en pacientes con falta de dientes y la consecuente pérdida ósea. Esta pérdida de tonicidad provoca el alargamiento de los labios.

Dado que los músculos faciales están unidos a los huesos faciales, la pérdida de hueso afecta gravemente a estos músculos y su función. La piel de la cara comienza a ceder.

 

realacion-entre-la-salud-dental-y-el-envejecimiento-facial

Extracciones dentales

Dado que estos cambios ocurren gradualmente, los pacientes son conscientes de que son producto de la pérdida de piezas dentarias. Por lo tanto, es responsabilidad del odontólogo explicar estas consecuencias antes de la extracción de los dientes y proporcionar todas las opciones existentes en ese momento.

El mejor momento para planificar y hacer la colocación del implante es en el momento de la extracción, no después. La cantidad de pérdida ósea en los primeros meses después de la extracción hará que la colocación del implante sea mucho más complicado.

Se recomienda encarecidamente planear extracciones dentales cuidadosamente, y considerar seriamente la pérdida ósea resultante de la extracción del diente para conservar una estética adecuada, una funcionalidad correcta y el menor impacto psicológico posible.

Implantes dentales

El uso de implantes dentales para reemplazar los dientes perdidos o como soporte para dentaduras ofrece una multitud de ventajas.

  • La principal razón para considerar implantes dentales es la preservación de los huesos faciales. El implante dental colocado en el hueso no sólo sirve como un ancla para los nuevos dientes o para estabilizar dentaduras, sino también como uno de los mejores procedimientos preventivos en odontología.

Las fuerzas de masticación se transmiten al hueso que rodea el implante dental, eso estimula el crecimiento óseo y mantiene la densidad y el volumen del hueso.

Los implantes deben ser colocados en el momento de la extracción para detener inmediatamente la pérdida de hueso. Retrasar la colocación del implante después de la extracción sólo causará pérdida ósea significativa y eventuales complicaciones resultantes, con la necesidad de injerto óseo.

La mayor cantidad de la pérdida de hueso se produce en el primer año después de una extracción.

 

En la odontología moderna de hoy en día, la mejor solución aceptable para la pérdida de dientes es el implante dental. Desde la sustitución de uno o incluso todos los dientes, los implantes dentales ofrecen la solución más sana y más inteligente. En los últimos 15 años la implantología dental se ha convertido en un modelo de tratamiento predecible para el reemplazo de dientes perdidos.

Comentario Entrada ES 2
Valoración
no rates
0
¿Articulo interesante?
Dar su opinion
¿Articulo interesante?
Su nombre y apellidos *
Dirección e-mail *
Título *
Opinión *