La erupción pasiva alterada es una condición clínica que presenta una alta prevalencia en la población, siendo sus consecuencias principales estéticas, al mostrar los pacientes un exceso de encía al sonreír, aunque también puede tener implicaciones ortodónticas y periodontales. Un correcto diagnóstico es imprescindible para conocer la entidad ante la que nos encontramos y en caso de creerlo necesario proceder al tratamiento quirúrgico, que tiene unos excelentes resultados inmediatos que son muy bien aceptados por los pacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante el proceso de erupción dentaria se pueden diferenciar dos fases marcadas:

• La erupción activa es el periodo durante el cual el diente emerge a través de la encía hasta situarse en su posición final en la boca. En ese momento parte de la corona anatómica se encuentra cubierta por encía, es decir, la corona clínica (la que ve nuestro ojo) es más corta que la corona anatómica (la que esta en el interior de la encía y no vemos).

• La erupción pasiva es el proceso por el que la encía que cubre la corona anatómica se va retirando apicalmente (hacía la raiz de la pieza dental) hasta exponer su totalidad.
Este proceso permite que la línea gingival se ubique 1-3mm coronal a la línea amelo cementaria (LAC)  por lo que el tamaño de corona clínica y anatómica coinciden. El proceso de erupción pasiva puede continuar a lo largo de la adolescencia, pudiendo extenderse hasta los 20 años. La erupción pasiva alterada (EPA) sucede cuando el margen gingival no retrocede apicalmente una vez completado el proceso de erupción dentario, dando lugar a dientes cortos que pueden acarrear problemas estéticos y complicar la higiene.

La edad del paciente es un criterio clínico importante para diferenciar entre erupción pasiva alterada (EPA) y erupción pasiva retardada (EPR). La epa se diagnostico cuando el paciente, por su edad, ya debería tener una adecuada exposición coronal, y no se debe esperar a que esta condición se corrija espontáneamente. La epr se da cuando el paciente aún presenta una posición incisal del margen gingival pero, por su edad, todavía se puede esperar a que el margen gingival llegue a una posición adecuada sin necesidad de realizar procedimientos periodontales.

 

erupcion pasiva alterada

 

 

 

 

 

 

 

Para determinar la edad en que se puede hablar de erupción pasiva alterada se han realizado estudios como el de Volchansky y Cleaton-Jones, quienes
evaluaron en modelos de estudio la posición del margen gingival de 237 niños caucásicos entre 6 y 16 años, encontrando que la posición del margen gingival cambió hasta los 12 años en los incisivos centrales inferiores, caninos, segundos premolares y primeros molares, mientras que para el resto de dientes hubo migración apical del margen gingival hasta los 16 años. Sin embargo Morrow, en un estudio longitudinal más reciente, al hacer énfasis en el papel que juega la longitud de la corona en el aspecto estético, reporta que la longitud de la corona clínica de incisivos maxilares y caninos cambia 0,5 mm entre los 14-15 años y los 18-19 años. También indica que al parecer en la población femenina el proceso de erupción pasiva finaliza a
los 18-19 años, mientras que en la población masculina parece que la erupción pasiva no termina a la misma edad. Aunque la información sirve como guía, con los resultados de este estudio no es posible determinar si los márgenes gingivales se estabilizan a la edad de 18-19 años.
Todo lo anterior sugiere que si después de los 19 años en promedio los dientes anteriores mantienen una proporción desfavorable entre la corona clínica y la anatómica, no se deben esperar mayores cambios, por lo que el clínico se puede encontrar frente a un proceso de erupción pasiva alterada y debe considerar el tratamiento de esta condición por medio de diferentes procedimientos plásticos periodontales.

Comentario Entrada ES 2
Valoración
no rates
0
¿Articulo interesante?
Dar su opinion
¿Articulo interesante?
Su nombre y apellidos *
Dirección e-mail *
Título *
Opinión *